Entradas etiquetadas como “trabajo

Las obligaciones del trabajador con la empresa

Cuando hablamos de protección de riesgos laborales siempre pensamos en los derechos de los trabajadores y en las obligaciones que debe cumplir la empresa para con sus empleados. Sin embargo, pocas veces nos paramos a pensar en la responsabilidad que adquiere un trabajador cuando desarrolla su labor, que también la tiene.

Un trabajador que se niega a cumplir con una medida de seguridad puede y debe ser sancionado. Una persona que haya recibido la información y formación adecuadas a su puesto de trabajo puede recibir una sanción basada en un incumplimiento de contrato (Arts. 20 y 29 ET).

En este sentido, el artículo 58.1 del Estatuto de los Trabajadores, dice claramente que “Los trabajadores podrán ser sancionados por la dirección de las empresas en virtud de incumplimientos laborales, de acuerdo con la graduación de faltas y sanciones que se establezcan en las disposiciones legales o en el convenio colectivo que sea aplicable”.

Entonces, ¿qué obligaciones  deben cumplir los trabajadores en materia preventiva?

  1. Velar por su propia seguridad y salud en el trabajo, y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional.

  1. Utilizar adecuadamente los medios y equipos de protección, colectiva e individual, facilitados por el empresario, de acuerdo con las instrucciones recibidas.

  1. Utilizar adecuadamente las máquinas, aparatos, herramientas, sustancias peligrosas, y cualquier otro medio utilizado en la actividad laboral.

  1. No poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad.

  1. Informar de inmediato al superior jerárquico directo y/o a los responsables de prevención sobre cualquier situación que entrañe un riesgo para la seguridad y salud.

  1. Cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo seguras.

Fuente: Manual de Prevención en Riesgos Laborales. 660 preguntas y respuestas sobre la prevención.

Imagen: Google

Anuncios

La Responsabilidad Social en Robusta: Norma 8000

La actividad de Calzados Robusta como empresa se rige por una estricta Política de Responsabilidad Social para conseguir unas condiciones seguras para sus trabajadores. ¿Conoces la Norma de Responsabilidad Social 8000? Esta Norma asegura una producción ética de bienes y servicios. Para ello, establece una serie de códigos básicos en relación con las prácticas de derechos humanos y las condiciones de trabajo de toda la cadena de valor.

 

Robusta cumple fielmente los requisitos establecidos en esta Norma y en su compromiso incluye a todo el personal contratado por la empresa, así como a sus proveedores/subcontratistas y sub-proveedores.

Calzados Robusta se compromete expresamente a lo siguiente:

  • No practicar o apoyar, en ningún caso, el uso de trabajo infantil.
  • No practicar o apoyar el uso del trabajo forzoso u obligatorio, ni exigir a sus empleados el pago de depósitos o retener sus documentos de identidad durante toda la relación laboral.
  • Proveer un ambiente de trabajo seguro y saludable y adoptar medidas efectivas para prevenir accidentes y lesiones a la salud de todos y cada uno de sus trabajadores.
  • Impulsar la formación efectiva sobre seguridad y salud de todo el personal de la empresa.
  • Garantizar la libre asociación y el derecho a la negociación colectiva de los trabajadores.
  • No practicar ni apoyar la discriminación en la contratación, remuneración, acceso a la capacitación, promoción, despido o jubilación, basada en cualquier condición.
  • Garantizar un horario de trabajo y una remuneración de todos y cada uno de sus trabajadores, acorde con las normas legales y convenios del sector.

Asímismo, Calzados Robusta se compromete a actualizar y divulgar esta política, de acuerdo con sus trabajadores y teniendo en cuenta los cambios de legislación, para favorecer la mejora continua.

Y como parte de este compromiso, Calzados Robusta  hace pública esta Política de Responsabilidad Social, abierta a cualquier sugerencia de cambio que contribuya a su mejora. Puede descargarse aquí el documento con nuestra política.

Nuestro representante de la dirección para la Responsabilidad Social, Adelardo Arechavaleta, contestará cualquier consulta o sugerencia en esta materia.


Conduce cómodo y seguro

En las últimas décadas, la seguridad y la salud en el trabajo han dado pasos de gigante. Afortunadamente, ya quedan pocas empresas que, en mayor o  menor medida, no apliquen la ley de riesgos laborales. Atrás quedaron los años en los que el trabajo se realizaba sin ningún control ni medida de seguridad.

En este sentido, la ergonomía ha llegado a nuestras vidas para hacernos más llevadera nuestra jornada laboral. Sea cual sea el sector de actividad, la ergonomía trata de adecuar los lugares de trabajo, herramientas y tareas con las características fisiológicas, anatómicas, psicológicas y las capacidades del trabajador.

Sin embargo, existen profesiones en las que, bien por desconocimiento o bien por falta de reglamentación, las prescripciones de la ergonomía no se aplican como debieran. Por ejemplo, comerciales, repartidores, transportistas, autónomos… y todas aquellas personas que deben pasan muchas horas al volante deberían conocer los fundamentos básicos de la ergonomía aplicada a la conducción, ya que les aportará una mayor seguridad en su trabajo.

La comodidad del conductor ha de prevalecer sobre otros aspectos. Esta comodidad es lo que se define como ergonomía o soluciones ergonómicas y puede dividirse en tres niveles. El primero ofrece soluciones para el pilotaje directo, como el equilibrio en la colocación del asiento, pedales y volante. El segundo se ocupa de ofrecer un acceso rápido y controlado a los instrumentos de navegación, como los interruptores de las luces, la regulación de espejos o los ajustes de la temperatura, y el tercero procura intuición y sencillez en el manejo de otras funciones, ajenas a la conducción pero no al viaje, como la apertura y llenado del maletero o el uso del equipo de sonido. Con mayor o menor desarrollo.

Siga esta serie de recomendaciones cada vez que se suba a un vehículo:

  • Tómese el tiempo que precise para colocar el asiento. Si el coche tiene tres puertas, opte de manera habitual por la puerta del copiloto para ocupar el asiento de atrás, así evitará tener que regular el del conductor cada vez que se siente.
  • El asiento debe tener una inclinación hacia atrás de entre 15 y 25 grados, lo suficiente para que el muslo y la cadera presenten un arco de 110 a 120 grados.
  • La distancia entre el suelo y el asiento debe rondar los 30 centímetros.
  • El asiento debería estar colocado bastante cerca de los pedales para que la flexión de las piernas respecto a los muslos sea de 135 grados.
  • Si el volante es ajustable, escoja una posición de los brazos que asegure la relajación de hombros y los músculos de la espalda.
  • Tome de referencia las orejas para colocar bien el reposacabezas. Es a su altura donde debemos situar su zona central.
  • Ajústese el cinturón de seguridad, independientemente del recorrido que se vaya a realizar, antes de ponerse en movimiento. La parte superior de la cinta tiene que apoyarse sobre la clavícula y el pecho, sin oprimir, tensándola en la pelvis para no colarnos por debajo de ella en caso de accidente frontal.
  • Si el vehículo cuenta con climatizador, la temperatura ideal es la de 20 grados.
  • No coloque nada en el salpicadero, ni deje elementos sueltos por el coche (guías, juguetes, zapatos…).

Y no olvide que para conducir cómodo y seguro también es necesario un calzado adecuado, como todos nuestros modelos de la colección Fashion at work, de Robusta.

Fuente: revista Consumer

Imagen: asotransitcom.es


Cálzate guapo y seguro

GTX® BALANCE

Personal administrativo, comerciales, ingenieros, jefes de obra… son profesionales que, además de necesitar un calzado que les proteja de los riesgos que entraña su trabajo, requieren de un zapato con un diseño cuidado.

En la actualidad, los fabricantes de calzado de seguridad conocen las necesidades de las diferentes profesiones. Atrás quedan los tiempos en los que el calzado laboral se asociaba a modelos  incómodos, antiestéticos y que no diferenciaban entre las exigencias de mujeres y hombres.

Hoy por hoy, se puede encontrar en el mercado una extensa gama de zapatos apropiados tanto para acudir a una reunión de trabajo como a una visita a una obra o a un cliente. Este calzado es el adecuado para acompañar a un traje o traje chaqueta en caso de las mujeres.

Más información: Calzados Robusta

 

Resbalones, tropezones y caídas en hostelería

Agosto, una de la tarde en un chiringuito de playa a rebosar de veraneantes.

–Apunta, Manolo, una de calamares, dos de bravas, otras dos de puntillas, tres de chopitos y otras tres de navajas. ¡Rápido, rápido, rápido!

-¡Oído cocina!

-Cuatro cañas, tres mostos, tres vermuts, dos refrescos y cuatro botellines de agua. ¡Venga, venga, venga!

Seguro que a más de uno le resulta familiar esta escena. Pues bien, según un estudio publicado en la revista Ocupational and Environmental Medicine, quienes trabajan con prisas resbalan casi 3 veces más que quienes lo hacen a un ritmo normal. Además, este informe advierte de que caminar por un suelo sucio eleva el riesgo hasta 14 veces.

La mayoría de los accidentes producidos en el sector de la hostelería, la restauración y el catering podrían evitarse si se identifican y eliminan los riesgos que acechan en el lugar de trabajo. En el caso del sector Horeca pueden ser de varios tipos, pero los resbalones, tropezones y caídas provocan el mayor número de accidentes laborales.

Los suelos resbaladizos por salpicaduras de agua, grasa o aceite, o de restos de comida son los principales culpables. Y si el calzado que se lleva es inapropiado, el peligro se agrava. El riesgo también aumenta si se va demasiado deprisa o si se corre.

Por ello, os ofrecemos esta serie de recomendaciones para evitar más de un disgusto:

  • Las zonas de trabajo y las de paso deben estar ordenadas y limpias. Hay que eliminar los obstáculos.
  • En estas zonas deberá colocarse el pavimento más idóneo, antideslizante y fácil de limpiar, sobre todo en la cocina.
  • Se debe evitar que se produzcan charcos, goteras o derrames que, en su caso, deberán secarse lo antes posible.
  • El calzado debe ser el adecuado al puesto de trabajo.
  • Mantener una buena iluminación.
  • Las puertas de los hornos, lavavajillas, armarios, etcétera deben permanecer cerradas.
  • No correr.
  • No subirse a sillas, cajas o barriles para alcanzar los objetos situados en alt. En su lugar, utilizar siempre escaleras de mano.
  • Se debe subir y bajar de cara a la escalera.
  • Colocar señales de seguridad para advertir a los trabajadores de los peligros a los que están expuestos.
  • Prestar atención a las áreas que no están a la vista, como congeladores, salas de refrigeración y almacenaje, zonas de carga y descarga, y al espacio que hay detrás de las barras. Allí son frecuentes los accidentes por deslizamiento.

Más información: Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Imagen: flickr

 

 


La prevención de riesgos laborales

Entre hoy jueves, 27 de octubre, y mañana, viernes 28, Logroño acogerá las IX Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales que llevan el título “Un trabajo seguro, compromiso de todos”. El objetivo de estas jornadas es sensibilizar, formar e informar a las empresas y fomentar la cultura preventiva.

Y es que, a pesar de que en estos tiempos las empresas intentan reducir gastos por todos los medios, los costes de los accidentes laborales superan con creces a los de su prevención. Tanto es así que el 65% de las empresas del país no investiga los accidentes laborales. Y aún hay un 43% que ni siquiera aplica la ley de prevención de riesgos laborales, a pesar de que lleva en vigor 16 años.

Según UGT y CCOO, cada día fallecen dos trabajadores en España, 17 tienen un accidente grave, 1.500 sufren uno leve y 46 enferman.

Los accidentes laborales que se producen anualmente en España alcanzan la cifra de 1.400.000. De hecho, la siniestralidad laboral y la enfermedad profesional en nuestro país están diez puntos por encima en proporción a los índices de la Unión Europea”.

Por este motivo, durante estas jornadas, organizadas por la Federación de Empresarios de La Rioja (FER), se está haciendo hincapié en la importancia de la prevención.

Según los datos que maneja la FER, el 91% de las empresas riojanas con trabajadores no ha tenido ni un solo accidente laboral este año. Además, la siniestralidad laboral se ha reducido un 8% entre enero y mayo del presente ejercicio, lo que revela la preocupación de pymes y autónomos en la seguridad de sus centros de trabajo y salud laboral de sus trabajadores.

Fuente: FER


Los camareros y el cuidado de los pies

El talón de Aquiles de los camareros son sus pies. Las interminables horas que pasan de pie acaban pasando factura. Por ello es importantísimo no descuidar esta parte a menudo tan olvidada del cuerpo.
Además de empezar por un buen calzado (échale un ojo a la web de calzado de hostelería de Robusta), también es recomendable seguir unos simples cuidados diarios. La autora Erika Dillman en “El libro del cuidado de los pies”, te ofrece soluciones muy prácticas para los problemas más frecuentes, como ampollas, pies cansados, callos, exceso de sudor, etcétera. Por ejemplo:

Imagen: mipagina.1001 consejos.com

1. Para las ampollas: “En un barreño de agua fría, eche 5 gotas de aceite de geranio y dos bandejas de hielo. Deje los pies en el agua durante 15 ó 20 minutos”. Otra opción es meterlos en té frío durante al menos 30 minutos o en agua templada a la que se haya añadido sal de higuera. Un remedio que garantiza el alivio al final de la jornada.

2. Para durezas y callos: “Deben reblandecerse con agua templada, dos cucharadas soperas de bicarbonato, dos de aceite de oliva y cinco gotas de aceite de camomila y dejar los pies en el agua durante 15 ó 20 minutos. Luego rebaje las durezas y los callos con piedra pómez y aplique una loción hidratante sobre la zona afectada”.

 
3. Para la hinchazón: “Al final del día túmbese y coloque los pies en alto durante 15 ó 20 minutos. Dos o tres cojines bajo los pies le servirán” (para volver a sentirse vivo).

 
Según advierte la autora, las personas con diabetes o problemas circulatorios deben consultar con su médico antes de aplicar estos u otros tratamientos.