Entradas etiquetadas como “equipos

Las obligaciones del trabajador con la empresa

Cuando hablamos de protección de riesgos laborales siempre pensamos en los derechos de los trabajadores y en las obligaciones que debe cumplir la empresa para con sus empleados. Sin embargo, pocas veces nos paramos a pensar en la responsabilidad que adquiere un trabajador cuando desarrolla su labor, que también la tiene.

Un trabajador que se niega a cumplir con una medida de seguridad puede y debe ser sancionado. Una persona que haya recibido la información y formación adecuadas a su puesto de trabajo puede recibir una sanción basada en un incumplimiento de contrato (Arts. 20 y 29 ET).

En este sentido, el artículo 58.1 del Estatuto de los Trabajadores, dice claramente que “Los trabajadores podrán ser sancionados por la dirección de las empresas en virtud de incumplimientos laborales, de acuerdo con la graduación de faltas y sanciones que se establezcan en las disposiciones legales o en el convenio colectivo que sea aplicable”.

Entonces, ¿qué obligaciones  deben cumplir los trabajadores en materia preventiva?

  1. Velar por su propia seguridad y salud en el trabajo, y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional.

  1. Utilizar adecuadamente los medios y equipos de protección, colectiva e individual, facilitados por el empresario, de acuerdo con las instrucciones recibidas.

  1. Utilizar adecuadamente las máquinas, aparatos, herramientas, sustancias peligrosas, y cualquier otro medio utilizado en la actividad laboral.

  1. No poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad.

  1. Informar de inmediato al superior jerárquico directo y/o a los responsables de prevención sobre cualquier situación que entrañe un riesgo para la seguridad y salud.

  1. Cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo seguras.

Fuente: Manual de Prevención en Riesgos Laborales. 660 preguntas y respuestas sobre la prevención.

Imagen: Google


Primeros auxilios ante las fracturas en pies y piernas

Quienes nos dedicamos a la fabricación de equipos de protección sabemos que toda prevención es poca. Aún con todo, los accidentes ocurren. Un descuido en el uso de los EPIs o de las normas de seguridad puede provocar un accidente. Por eso, el empresario debe garantizar que los trabajadores reciben la formación necesaria para ser capaces de actuar en caso de emergencia.

Las fracturas de tobillos o dedos del pie son, lamentablemente, muy frecuentes debido a caídas, tropiezos o resbalones. Portar un adecuado calzado de seguridad eliminaría una gran parte de estos accidentes, pero si ocurren hay que seguir unos consejos básicos de primeros auxilios mientras esperamos la asistencia sanitaria profesional. Los síntomas de una fractura son impotencia funcional, dolor, chasquido o crepitación, hinchazón-tumefacción y amoratamiento de la zona.

Qué hacer en caso de una fractura de pierna:

• Si sospecha que se ha producido una fractura en la pierna, tienda a la víctima con ambas piernas estiradas. Coloque una almohada entre los muslos, rodillas y tobillos; ate las rodillas con una venda, de preferencia ancha y ate otra estrecha entorno a los pies.

• Cuando sospeche una fractura de pie o dedos de los pies, quítele el calzado a la víctima. Eleve el pie lesionado. Coloque una tabla o un periódico doblado con una tela como almohadilla.

• Ate una venda estrecha en torno al pie en forma de 8 para fijar la tabla. Si solo se ha fracturado uno o dos dedos, puede emplear como tablilla otro dedo no lesionado. Coloque una almohadita entre los dedos y con otra estrecha una el dedo sano con el lesionado.

Para inmovilizar la zona puede improvisar con bastones, ramas de árboles, tablillas, revistas, etcétera sujetas con vendas, tiras de sábana, cintas, pañuelos, cuerda, cinturones…

Por último, es importante:

  • NO mover a la persona a menos que el hueso roto esté completamente estable.
  • NO mover a una persona con lesión en la cadera, pelvis o muslos, a menos que sea absolutamente necesario. Si tiene que moverla, arrástrela hasta un lugar seguro tomándola de la ropa (por los hombros de la camisa, el cinturón o los pantalones).
  • NO mover a una persona que tenga una posible lesión en la columna vertebral.
  • NO intente enderezar un hueso ni una articulación deformados ni cambiar su posición, a menos que la circulación parezca afectada.
  • NO trate de reubicar una posible lesión de la columna.
  • NO pruebe la capacidad de un hueso para moverse.

Imagen: Google 

 

 


Objetivo Robusta 2012: seguridad por encima de todo

Hace unos días, leíamos en una página web, una información muy interesante sobre los objetivos que cualquier empresa debería marcarse en materia de protección laboral para 2012. Nos ha parecido tan esclarecedor que por eso la transcribimos tal cual. Empresarios, cojan lápiz y papel:

1. Toda empresa debe ser consciente de los posibles riesgos laborales, evaluarlos y aportar las soluciones más beneficiosas tanto para la compañía como para el trabajador.

2. Saber comunicar e instruir al operario sobre posibles riesgos laborales y sus medidas preventivas es necesario, haciéndole participe en la selección de los equipos de protección individual o colectiva a utilizar.

3. La selección de los equipos debe ser proporcional al nivel de riesgo con el que el trabajador realizará sus tareas, es decir, el exceso o defecto en la protección puede hacer que aumente o disminuya los efectos de un accidente laboral, a la vez que favorece la comodidad, seguridad y la productividad del trabajador.

4. Los equipos de protección individual deben estar totalmente adaptados a la morfología del trabajador, lo que los hará más seguros y cómodos y redundará en su uso.

5. Un equipo de protección atractivo favorece su utilización e implementación en los trabajadores y potencia la imagen corporativa de la compañía.

6. La calidad es prioritaria a la hora de elegir equipos de protección laboral, en contraste con la política de los low-cost. No olvidemos que estamos hablando de la salud de las personas.

7. Disminuir el riesgo de los posibles accidentes laborales a través de los EPI no suple la búsqueda permanente de otras opciones que eviten, disminuyan o minimicen los factores de riesgo.

8. El conocimiento profundo por parte del trabajador del uso de su equipo potencia la imagen de protección del trabajador y de la empresa.

9. La verdadera razón de ser de los equipos de protección (EPI) es su obligada utilización.

10. Las compañías, al poner a disposición de los trabajadores de forma gratuita los equipos de protección individuales, están demandando al operario su adecuada utilización, ya que su correcto uso protege el mejor activo de las empresas: su equipo humano.

Desde Calzados Robusta queremos despedir al año agradeciendo a todos nuestros clientes, empresarios, trabajadores, amigos y seguidores de este blog la confianza que depositan en nuestros productos. Por ello, os deseamos un feliz 2012 lleno de paz, amor y salud, mucha salud.

¡Feliz 2012!