Entradas etiquetadas como “cuero

Consejos para elegir un calzado confortable

Guía

El 15% de los accidentes laborales que causan baja afectan a los pies. Por ello, es imprescindible que cada actividad profesional utilice un calzado en función de sus necesidades específicas. Este simple trámite puede prevenir la aparición de patologías graves y, por consiguiente, mejorar el rendimiento laboral.

El calzado laboral debe contemplar tres aspectos básicos: las características morfológicas de su portador, los factores ambientales y entorno laboral, y el tipo de actividad que se realiza.

La Guía de Recomendaciones para la Selección del Calzado Laboral Ergonómico, editada por el Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja (CTCR) y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), ofrece una serie de consejos para elegir un calzado confortable. Estos son algunos:

 

  • El calzado no debe oprimir el pie. La horma debe ser generosa y el sistema de cierre permitir una cierta variación en el ajuste, de manera que se adapte tanto al cambio de forma y volumen del pie a lo largo de la jornada laboral como a los distintos tipos de pies cuando se adquiera el mismo modelo para distintos usuarios. Se recomienda una puntera redondeada que permita que todos los dedos se alojen cómodamente en su interior.
  • El calzado debe adaptarse a los movimientos del pie de forma que sean eficientes y el pie se encuentre protegido. El calzado no debe entorpecer los movimientos del pie, debe ser ligero, flexible y estable. Conviene comprobar que el calzado no se clava en el empeine al flexionarlo y que la línea de flexión del calzado coincide con la de la articulación del pie. Cuando el calzado incorpore elementos de protección intente que éstos, protegiendo el pie, se adapten a sus movimientos sin causar molestias.
  • El zapato debe proporcionar suficiente agarre para evitar caídas y permitir avanzar eficazmente. Los tacos y las ranuras mejoran el agarre. Trate de evitar las suelas lisas o sin dibujo. Si el piso es de cuero debe incorporar inserciones de goma en el antepié y en el talón.
  • El calzado debe proporcionar protección térmica. El corte debe ser transpirable para evitar una sudoración excesiva en ambientes cálidos y aislante térmico en ambientes fríos. La suela debe aislar térmicamente al pie del terreno, evitando la transmisión de calor en verano y de frío en invierno.
  • Una buena plantilla puede mejorar considerablemente el confort del calzado. Debe ser blanda y con cierto espesor para proporcionar una buena distribución de presiones en la planta del pie y evitar la aparición de zonas sobrecargadas. Además de transpirable conviene que sea absorbente para evitar la acumulación de humedad en el interior del calzado.

Calzado para fuerzas de seguridad

En el caso de las fuerzas de seguridad, las actividades realizadas varían. Se requiere un calzado que se adapte al movimiento del pie al caminar, correr, conducir o realizar determinadas posturas forzadas.

Determinados puestos implican largos periodos en pie, con frecuencia a la intemperie, lo que genera sobrecargas y fatiga en los pies, además de la aparición de molestias en piernas y espalda. En otros casos, las marchas durante periodos prolongados pueden ocasionar molestias en el talón debido a los impactos repetidos en esta zona.

REQUERIMIENTOS DEL CALZADO:

Un ajuste variable facilitará la adaptación del calzado a los distintos tipos de pies. En caso de que el calzado vaya acordonado no debe desatarse fácilmente y se recomienda contar con un mínimo de ojales. Una lengüeta acolchada ayudará a distribuir las presiones sobre el empeine.

En  general, en este tipo de actividades es importante proteger el tobillo, por lo que el botín o bota de media caña es el calzado más indicado para muchos profesionales.

Deben evitarse las suelas demasiado duras o rígidas que disminuyen la amortiguación de los impactos y acaban por producir molestias en el talón. El calzado tiene que tener muy en cuenta la zona del  talón para que la marcha sea más eficiente. Deben evitarse también las suelas completamente lisas. Los pisos deben pastillas antideslizantes y antiesguince en el antepié y en el tacón.

Una plantilla que incorpore una inserción de materiales especiales en la zona del talón reducirá los impactos que se producen en determinadas actividades como saltar o correr,  y evitará sobrecargas en esta zona así como molestias en la espalda.

Fuente: Guía de recomendaciones para la selección de calzado laboral ergonómico del CTCR (Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja).

En la foto mostramos algunos de los modelos para cuerpos de seguidad de Calzados Robusta. Para más información: www.robusta.es

calzado de seguridad ROBUSTA