Archivo para octubre, 2011

La prevención de riesgos laborales

Entre hoy jueves, 27 de octubre, y mañana, viernes 28, Logroño acogerá las IX Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales que llevan el título “Un trabajo seguro, compromiso de todos”. El objetivo de estas jornadas es sensibilizar, formar e informar a las empresas y fomentar la cultura preventiva.

Y es que, a pesar de que en estos tiempos las empresas intentan reducir gastos por todos los medios, los costes de los accidentes laborales superan con creces a los de su prevención. Tanto es así que el 65% de las empresas del país no investiga los accidentes laborales. Y aún hay un 43% que ni siquiera aplica la ley de prevención de riesgos laborales, a pesar de que lleva en vigor 16 años.

Según UGT y CCOO, cada día fallecen dos trabajadores en España, 17 tienen un accidente grave, 1.500 sufren uno leve y 46 enferman.

Los accidentes laborales que se producen anualmente en España alcanzan la cifra de 1.400.000. De hecho, la siniestralidad laboral y la enfermedad profesional en nuestro país están diez puntos por encima en proporción a los índices de la Unión Europea”.

Por este motivo, durante estas jornadas, organizadas por la Federación de Empresarios de La Rioja (FER), se está haciendo hincapié en la importancia de la prevención.

Según los datos que maneja la FER, el 91% de las empresas riojanas con trabajadores no ha tenido ni un solo accidente laboral este año. Además, la siniestralidad laboral se ha reducido un 8% entre enero y mayo del presente ejercicio, lo que revela la preocupación de pymes y autónomos en la seguridad de sus centros de trabajo y salud laboral de sus trabajadores.

Fuente: FER

Anuncios

Los trabajadores forestales

A finales de septiembre, se celebró una jornada informativa sobre los principales riesgos que sufren los trabajadores forestales. Un colectivo cuyas necesidades pasan a menudo desapercibidas, pero no por ello son menos importantes que las del resto de trabajadores.

Algunas de las principales conclusiones a las que se llegaron fueron la inexistencia de estudios médicos de campo que recojan estadísticas y datos contrastados científicamente sobre las alteraciones fisiológicas que afectan a los trabajadores forestales. Un colectivo que, a pesar de estar incluido en el sector de actividad agraria (caracterizado por una baja siniestralidad) los trabajos que desarrolla presentan un índice de incidencia siete veces superior a la media de todos los sectores de la actividad económica.

Los trabajos forestales se realizan a la intemperie y en una orografía accidentada. Además, están condicionados por los aspectos ergonómicos directamente relacionados con las tareas a desarrollar (transporte de peso añadido incluidos los EPIs, adopción de posturas forzadas, empleo de herramientas vibradoras,..) que aumentan el riesgo de aparición de enfermedades profesionales.

Por estas razones, el trabajador debe elegir un equipamiento laboral adaptado a estas duras exigencias. Robusta, dispone de una línea de calzado específico para los trabajadores forestales. Puedes verla en su web: www.forestryfootwear.com


Cuida tus pies

El refranero popular echa mano de ellos muy a menudo “hay que andar con pies de plomo”, “ha caído rendido a sus pies”, “hijo, tienes que poner los pies en la tierra”… Y aún así, nuestros pies continúan siendo una de las partes más olvidadas del cuerpo. Desde que nacemos hasta que morimos, caminamos alrededor de 60.000 kilómetros, ¡hay quienes cambian el coche con muchos menos!

Por ello, además de elegir el calzado que mejor se adapte a su morfología, también es necesario mantener un cuidado e higiene diarios.

Si practicas estos sencillos consejos, seguro que te evitarás más de un disgusto:

  1. Lávate los pies a diario: en la ducha o fuera de ella, es importante lavarte bien los pies para evitar las infecciones. Asegúrate de lavar los tobillos, plantas, uñas y espacios entre los dedos. Tómate tu tiempo.
  2. Sécatelos bien después de lavarlos: sobre todo los espacios entre los dedos, ya que el exceso de humedad y el calor favorecen la proliferación de hongos y bacterias.
  3. Aplica con regularidad un desodorante de pies. De este modo evitarás una sudoración excesiva.
  4. Mantén la piel bien hidratada. Sobre todo en la zona del talón, que es la parte que más tiende a agrietarse y, por ello, la que más hidratación necesita.
  5. Utiliza medias o calcetines de tejidos naturales como el algodón y evita las fibras sintéticas.
  6. Córtate las uñas con forma recta-cuadrada. Es aconsejable limpiarlas cada vez que las cortes.
  7. No compartas tu cortauñas. Sobre todo en el caso de posibles patologías ungueales, ya que podrías transmitir la enfermedad.
  8. Utiliza un calzado cómodo, flexible, y de anchura adecuada a tus pies, con materiales naturales y huye de los tacones demasiado altos (4 cm. como máximo).
  9. No camines descalzo por las duchas públicas. Ponte zapatillas adecuadas o chanclas de goma.
  10. Si llevas un tratamiento ortopodológico (plantillas de silicona, prótesis o soportes plantares), revísalo con frecuencia. Los materiales se desgastan y pierden su utilidad.

Fuente:

http://www.unitatdelpeu.com


El calzado del profesional sanitario

Doc Blanco-Zapato para personal médico-sanitario

Un celador puede llegar a recorrer nueve kilómetros durante una jornada laboral de ocho horas. Hay cirujanos y/o enfermeros que pueden permanecer de pie y en posición prácticamente estática todo ese tiempo. El personal de limpieza suele encontrarse con presencia de agua y otros contaminantes en suelos lisos y resbaladizos. Y los auxiliares deben levantar cargas que, a menudo, duplican su peso.

Por ello, el profesional del ámbito sanitario debe escoger con cautela el calzado que utilizará durante 8 horas de trabajo (si no más).

No basta con llevar un calzado específico para el sector sanitario, sino que cada actividad requerirá unas prestaciones adecuadas. Por ejemplo, en los puestos que exijan manipulación de cargas, el calzado deberá ser cerrado para una mayor estabilidad y protección del pie; En los que se realicen desplazamientos continuos se precisa de un zapato estable que ofrezca sujeción y se adapte a la forma y movimiento del pie.

Para cualquier duda, puede consultar nuestra web de calzado sanitario